Sentir la naturaleza, Skógafoss

10 consejos para viajar de un modo más sostenible

Aunque seamos más o menos cuidadosos con nuestro entorno, es fácil darse cuenta de que todos tenemos una responsabilidad en la contaminación del planeta. Por si fuera poco, se ha podido constatar que cuando viajamos, generamos un mayor impacto ecológico que cuando vivimos nuestras vidas en casa, con nuestros hábitos del día a día.

En este post queremos darte unos cuantos consejos que puedes poner en práctica en tus próximos viajes.

¿Qué es la huella ecológica o huella de carbono?

La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana sobre los recursos existentes en los ecosistemas del planeta. Este indicador mide la cantidad de recursos naturales consumidos por nuestras acciones, pudiendo así estimar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero

Cómo reducir nuestro impacto al viajar

¿Debemos entonces dejar de viajar? ¡Por supuesto que no! Viajar abre nuestras mentes, expande nuestros horizontes y nos llena de inspiración, ¿Cómo podríamos dejar algo así?

Lo que sí que podemos hacer es aprender a viajar de un modo más responsable y aconsejar a otros para que sigan nuestro ejemplo. A continuación encontraréis nuestros 10 consejos para reducir nuestra huella ecológica mientras viajamos:

1. Viaja ligero 

Si decides moverte en coche o en avión, procura llevar solamente lo necesario, ya que cuanto más pesa nuestro equipaje y más pesado sea el medio de transporte, más emisiones de CO2 producirá.

2. ¡Digitalización al poder!

Hoy en día ya no es necesario llevar impresa la tarjeta de embarque, los papeles del seguro de viaje o el itinerario. Utiliza tu dispositivo móvil (teléfono, tableta o portátil) para ello. ¡Piensa en verde!

3. Prueba la comida y bebida locales

Probar la gastronomía local es uno de los muchos placeres de viajar, de modo que los restaurantes locales serán la mejor opción. Si nos alojamos en un apartamento y preparamos nuestra comida también es importante  revisar la procedencia de los alimentos en el supermercado. Si los alimentos son de procedencia local, esto permitirá ahorrar CO2 en el transporte de los productos desde el lugar de producción hasta el lugar de vacaciones.

4. Lleva contigo una botella de agua reutilizable

Una sola botella de plástico (PET) para agua puede tardar hasta 500 años en degradarse. Sin embargo muchos turistas admiten utilizar agua embotellada en sus viajes por las dudas sobre la salubridad del agua del grifo.

Lo primero que debes hacer en estos casos  es asegurarte de si realmente existe ese problema en el país que estás visitando. Siempre que puedas utiliza una botella reutilizable y rellénala tantas veces como sea necesario. Repite este consejo con las bolsas de plástico, y básicamente con todo el plástico que crees que necesitas.

Si en el lugar que visitas no es seguro beber agua del grifo o de fuentes naturales, procura comprar marcas de agua del país, puesto que al no ser importadas en barco o avión también tendrán una huella ecológica menor.

5. Siempre que puedas cuenta con guías locales
En todos los países puedes encontrar agencias locales que organicen actividades o excursiones concretas. Contratándolas estás contribuyendo a la economía local, haciendo que los beneficios económicos repercutan en este país que tanto te ha gustado. Además, los guías locales tendrán experiencia y conocimientos que no pueden equipararse.

6. Evita lugares masificados: 

Si realmente quieres vivir una experiencia única, intenta alejarte de los destinos más famosos. En estos lugares corremos el riesgo de quedar defraudados por la masificación, y además, visitándolos estamos contribuyendo a la degradación del espacio causando daños, en ocasiones irreparables. Si escoges un destino poco conocido tendrás más sorpresas durante el viaje, disfrutarás de unos paisajes sin tantos turistas y regresarás con más anécdotas interesantes para compartir con los tuyos. Además, si como a nosotros te encanta hacer fotos, estas serán más impactantes que las de los paisajes repetidos hasta la saciedad

7. No camines donde se supone que no debes

Existen muchos tipos de terreno y los caminos existen por una razón. Obviamente en muchos casos por seguridad, pero otros para la protección de un espacio. En el caso del musgo, por ejemplo, con unas pocas pisadas pueden verse afectado y tardar muchos años en recuperarse. Mover piedras también puede afectar a los pequeños animales y líquenes, pero además, saliéndonos de los caminos contribuimos a que los demás también lo hagan, creando finalmente, una red de caminos donde antes había solo uno. Ya conocéis el dicho: solo se necesita un primer paso para que miles lo sigan

8. Respeta la fauna salvaje

En mi viaje por EEUU, una de las cosas que más me impactaron fue lo poco asustadiza que es la fauna. Por doquier vemos carteles que indican como actuar y advierten de no molestarla, y esto tiene sus resultados. No hay que alimentar, asustar ni acercarse a la fauna salvaje, por muy bonita que pueda ser la fotografía resultante. Es mucho más gratificante sentarse a observar, pues en muchos casos, el resultado es que el animal, al no verse agobiado, acabo por acercarse por curiosidad. Como veis, salimos todos ganando.

Siempre que vayamos a fotografiar una especie animal en libertad es recomendable estudiar su comportamiento para poder comprenderla mejor y poder de este modo sacar un mayor provecho a la experiencia.

9. Prestar atención a los pequeños detalles en los hoteles

  • Una toalla en el suelo del baño significa que queremos que la laven y nos pongan otra limpia en su lugar. Sin embargo, muchas veces se lavan toallas que están perfectamente limpias, incluso con un solo uso para secarse las manos. Procura aprovechar al máximo las toallas y déjalas bien colocadas para que no las laven. Únicamente pide que las laven cuando sea realmente necesario
  • Agua del grifo: abrir el grifo solamente durante el tiempo que sea necesario. Si llevamos un vaso, podemos llenarlo para úsalo al lavar-nos los dientes y evitar así tener el grifo abierto durante demasiado rato
  • Si a la ducha y no a la bañera: con una ducha rápida gastamos menoso agua y ganamos más tiempo para disfrutar del viaje
  • Colgar el cartel de “no molestar”: Si vamos a permanecer varios días en una misma habitación de hotel, tenemos la opción de colgar el cartel de “no molestar” y así evitar que cada día se gasten productos de limpieza en una habitación que solo estamos usando para dormir.

10. Descartar las prácticas irresponsables con animales

Como amantes de la naturaleza y la vida salvaje no queremos terminar este post sin desaprobar las actividades turísticas con animales privados de su libertad. Por encima de todo debemos evitar participar en actividades en las que se explote a los animales, sus hábitos naturales se vean perturbados o estén en cautividad.

CONSEJO EXTRA

Algunos de los consejos expuestos en este post pueden también llevarse a cabo en nuestra vida diaria. De todos modos, si también quieres reducir tu huella ecológica en tu día a día, te dejamos el enlace de esta página web, a través de la cual puedes calcular tu propia huella ecológica a través de los usos que haces de la energía, el agua, el transporte y los residuos y ver cómo combatirla: http://www.tuhuellaecologica.org/

Comparte tus propios consejos

¿Y tú, tienes más consejos?

Compártelos con nosotros en los comentarios y estarás contribuyendo a alargar esta lista que tanto nos ayuda a todos.

¡Comparte esta entrada!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don`t copy text!