Monument Valley

Guía INDOMITUS para fotografiar el Sol dentro del encuadre sin morir en el intento

No es ningún secreto que los fotógrafos de paisaje amamos capturar nuestras mejores imágenes durante las primeras y últimas horas del día.

Cuando encuadramos imágenes de paisaje, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la dirección de la luz: la luz directa de mediodía suele dar resultados poco agraciados, con luces y sombras demasiado duras, mientras que la luz de las primeras luces de la mañana y las últimas de la tarde despiertan el relieve y las texturas en las distintas superficies de la composición, a la par que otorgan unas tonalidades cálidas y suaves muy agradables.

Saguaro National Park
Paisaje con cactus durante la puesta de Sol en Saguaro National Park, EEUU

Además de la hora del día, para lograr tales efectos necesitamos que la dirección de la luz sea lateral, quedando el Sol por lo general fuera del encuadre. Pero… ¿podríamos lograr una fotografía de paisaje interesante manteniendo el Sol dentro del encuadre? ¿Es posible crear una composición llamativa y creativa con luz de mediodía? ¿Cómo podríamos hacerlo sin comprometer el resultado? A continuación compartiremos con vosotros algunas técnicas, trucos y consejos para fotografiar el Sol dentro del encuadre: estrellas solares, halos solares, eclipses de sol y aureolas de difracción.

Fotografiar el Sol: “Sol estrellado o “estrellas solares”

Una manera curiosa y llamativa de incluir el Sol en el encuadre es crear con este una especie de estrella con múltiples puntas en vez de una bola luminosa y sobreexpuesta. El sistema es más sencillo de lo que uno pueda pensar en un principio. Hay que seguir dos pasos: primero, deberemos buscar un paisaje en el que algún elemento natural pueda bloquear parcialmente la luz del Sol. Luego cerraremos un poco el diafragma para acentuar el efecto.

Y es que el efecto que causa estas bonitas “estrellas solares” es la propia difracción de la luz. La difracción es un fenómeno físico de la luz bien conocido por los fotógrafos, y no siempre precisamente con connotaciones positivas, pero en este caso podemos sacarle partido y hacer que juegue a nuestro favor.

Encontramos una posibilidad de difracción natural cuando el Sol se encuentra parcialmente oculto por el horizonte, una montaña o la rama de un árbol. Si encontramos un escenario con alguna de estas características tenemos una buena ocasión para crear un “sol estrellado”.

Monument Valley
Monument Valley
1/6 s a f/22 e ISO 200

Hay que tener en cuenta que el Sol solo se verá “estrellado” por el lado en que el paisaje o un elemento de la escena mantiene parcialmente bloqueada su luz. El resto del Sol se verá como una esfera, a no ser que encontremos un elemento en el paisaje capaz de bloquear la luz alrededor del Sol y permita el paso de la luz únicamente por el centro, como puede ser un túnel o una cueva, o como en la siguiente fotografía, la vegetación.

Joshua Tree National Park
Joshua Tree National Park
1/250 s a f/11 e ISO 200

Otro tipo de difracción, en este caso mecánica, la encontramos en el interior de la cámara fotográfica. Sucede cuando los rayos de luz pasan a través del diafragma, o iris, del objetivo ajustado a una apertura muy pequeña. Aunque no es necesario cerrar al máximo el diafragma hay que tener en cuenta que la longitud de los rayos aumenta con aperturas de menor tamaño.

La difracción mecánica ayuda a crear estrellas solares aun cuando el Sol no esté parcialmente oculto, lo cual puede dar fuerza a fotografías con cielos muy planos. Pero en general se me antoja bastante antinatural, pues es algo que hemos creado dentro de la cámara, así que como veis, es cuestión de gustos.

Finalmente y como curiosidad, es interesante comentar que existe un filtro específico para crear estrellas solares. Se trata de un cristal transparente con una serie de líneas perpendiculares en su superficie. Existen incluso distintos modelos para lograr estrellas con un diferente número de puntas. Sin embargo, en los tiempos actuales este tipo de filtros ha quedado bastante en desuso.

100 selective star set 1
LEE Filters 4 Pt Star Spot

Fotografiar el sol: halos solares

La dificultad de fotografiar un halo solar recae sobre todo en encontrarse con uno.

Los halos solares se originan por la refracción de los cristales de hielo en suspensión, y es por ello que generalmente este tipo de fenómeno es más común en zonas con climas fríos y zonas de alta montaña. El resultado óptico es un arco o circunferencia luminosa que se produce alrededor de la esfera solar.

Aunque los halos también pueden presentarse alrededor de la Luna, son más comunes los solares. Su radio es de aproximadamente 22 grados, y en algunas ocasiones, a causa de la refracción de los cristales de hielo en el halo principal, puede generarse un segundo halo, en este caso a unos 46 grados del centro solar. También  -y esto solamente sucede en climas muy fríos– pueden llegar a verse los llamados “falsos soles” o parhelios en los lados y en la parte superior e inferior del halo.

Fotográficamente no hay ningún requerimiento técnico, pues si bien los arcoíris pueden acentuarse con la ayuda de un filtro polarizador, hay que tener en cuenta que estos funcionan óptimamente cuando el ángulo de incidencia de la luz del Sol es de unos 45 grados. Como en este caso incluimos el Sol en el encuadre, no tendrá efecto alguno.

Lo que sí que podemos hacer es buscar una buena composición y buscar puntos de vista y primeros planos interesantes. Al no tratarse de un fenómeno fugaz, podemos incluso movernos un poco por el entorno con la ayuda de un vehículo o a pie hasta encontrar el encuadre perfecto. De este modo la fotografía resultará más interesante que si hubiéramos encuadrado únicamente el Sol.

Izquierda: Halo solar en Landmannalaugar (Islandia). Derecha: Doble halo solar en Sost (Pakistán)

Fotografiar el Sol: aureolas de difracción

Aunque técnicamente no es un tipo de fotografía en la que aparece visualmente el Sol en el encuadre, merece la pena comentar este raro recurso óptico en el que, aunque el Sol permanece oculto para el espectador, en realidad se encuentra en algún lugar dentro del espacio representado en la fotografía.

Como su nombre indica, y de igual modo que sucede con las estrellas solares, este efecto óptico depende de la difracción de la luz solar. En este caso, la diferencia más importante es que el Sol queda casi completamente oculto por un sujeto, creando un contraluz. Para ello necesitamos encontrar la distancia adecuada desde la que se aprecia el desvío de los rayos luz alrededor del sujeto, creando una especie de aureola o halo que resigue la silueta como si de una luz divina se tratara.

Aunque podemos utilizar de modo muy espectacular este efecto con personas y animales, cuyo tamaño es relativamente pequeño, también se puede lograr con un árbol e incluso con una montaña. Lo importante es que el sujeto, sea cual sea, oculte el sol directo por completo.

Armena Cotiella 26 Naomi silueta
Difracción solar con figura humana. Pirineo aragonés

Otro factor importante es el lugar desde el que tomaremos la fotografía para que el efecto se reproduzca de forma óptima: para ello buscaremos la sombra del sujeto a fotografiar y colocaremos la cámara dentro de sus límites. Podemos observar cómo los efectos de la luz cambian en función de la distancia a la que nos encontramos, permitiendo conseguir pequeñas variaciones. No obstante, debemos recordar que si nos salimos de la sombra del sujeto perderemos del todo el efecto.

DSC8785
Aureola de difracción en el Malh deth Pois, Val d’Aran

Con un poco de previsión este tipo de fotografía puede prepararse con antelación, contando con un sujeto disponible y planificando la trayectoria solar. De este modo podremos tener la certeza de llegar al lugar indicado con tiempo suficiente para preparar la composición.

Algunas aplicaciones y programas de interés para realizar el estudio de las trayectorias solares son The Photographer’s Ephemeris, Photopills o Planit.

Fotografiar el Sol: eclipses de sol

Diferentes culturas a lo largo de la historia han tratado de dar una explicación a los eclipses de Sol, casi siempre relacionada con malos augurios o luchas entre deidades y seres sobrenaturales. No resulta difícil comprender tales temores, pues durante un eclipse de Sol se hace la oscuridad, las temperaturas bajan e incluso los animales se duermen como si de la mismísima noche se tratara.

No obstante, el motivo científico que hay detrás de un eclipse solar es la posición de la Luna entre el Sol y la Tierra, dándose cuando la sombra de la Luna incide sobre la Tierra. Debido a las características de tamaño y ubicación de la Luna, que tiene un diámetro 400 veces menor que el del Sol y se encuentra 400 veces más cerca de la Tierra, los eclipses de Sol solo son visibles desde una zona muy concreta de la Tierra, sobre la cual se proyecta la sombra de la Luna.

solar eclipse 990204 1280
Imagen de Colin Behrens

De ello se deduce que este tipo de eclipse es más raro de observar que el de Luna, y por lo tanto de querer fotografiar uno lo primero que deberemos hacer es cerciorarnos de cuándo y dónde va a suceder para poder prepararnos con tiempo. Existen los “cazadores de eclipses”, que viajan por el mundo en busca de las ubicaciones donde está prevista la observación de los próximos eclipses para no perderse ni uno. Si no tenemos esta posibilidad deberemos esperar la ocasión en que un eclipse solar tenga lugar en la zona donde vivimos. Una vez llegado el día y situados en la ubicación seleccionada montaremos el trípode y prepararemos la composición.

Cuando el Sol está muy bajo y aparece atenuado por nubes o neblina es posible que podamos fotografiarlo sin ayuda de ningún filtro. De todos modos hay que tener en cuenta que estamos hablando de casos muy puntuales, y que por lo general nunca hay que mirar directamente al sol a través del visor sin la ayuda de un filtro específico, pues podríamos sufrir una ceguera instantánea.

101457817 2
Eclipse parcial de Sol fotografiado a través de las nubes en la playa de Barcelona

Existen filtros específicos para fotografiar eclipses o manchas solares como por ejemplo el “LEE Solar Eclipse” que importa Fototécnica. No obstante, también se pueden confeccionar con una lámina de plástico de mylar (por ejemplo de la marca Baader) que puede comprarse en algunas tiendas de astronomía y óptica.

Hay que tener en cuenta que este tipo de filtros eliminan aparentemente el color en la imagen resultante, de modo que para captar una imagen en color habrá que añadirlo en el proceso de posproducción.

Sequencia eclipse
Fases de un eclipse total de Sol (fase total bloqueada por las nubes) utilizando la técnica del apilado y un filtro de Baader.

Otro aspecto a tener en cuenta es que estos filtros oscurecen totalmente el resto de la imagen (es decir todo lo que no es el propio Sol). Por lo tanto, para incorporar el paisaje se puede utilizar la técnica del apilado de fotografías o una doble exposición. Estas técnicas requieren la toma de una o varias imágenes con el filtro y, antes o después del eclipse, realizar una toma adicional sin el Sol en el encuadre expuesta correctamente y sin el uso del filtro. Posteriormente pueden unirse todas las exposiciones en una única fotografía. Esto también lo podemos hacer para mostrar en una sola imagen todas las fases del eclipse, como en la imagen anterior.

Pirineos Indomitus Tato Rosés 14
Imagen de Tato Rosés, tomada en los ibones de Ballibierna (Huesca) en 1999 utilizando la técnica de la doble exposición, con película infrarroja y filtros rojo y Baader.

¿Os ha parecido interesante este artículo? ¿Habéis puesto en práctica alguna de estas técnicas?

¿Habéis fotografiado el Sol de alguna otra manera? ¡Nos encantaría leer vuestras anécdotas!

Si quieres aprender más sobre como lograr impresionantes fotografías de paisajes naturales, échale un vistazo a nuestro curso online de fotografía de paisaje natural

¡Comparte esta entrada!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don`t copy text!